CULTURA • 11 JUNIO 2012 – 2:36AM — SERGIO LOZADA CÁRDENAS

Fuente: www.milenio.com

Se presenta en el Foro Cultural del Ferrocarril.Música y títeres se juntan para llevar a niños a paseo por la imaginación.

Foto: Arturo González ESTA OBRA PRETENDE RESALTAR LO IMPORTANTE ES RESALTAR LA IDENTIDAD DE CADA UNO.

Foto: Arturo González
ESTA OBRA PRETENDE RESALTAR LO IMPORTANTE ES RESALTAR LA IDENTIDAD DE CADA UNO.

Pachuca  • Quizá los niños no lo sepan, pero esos acordes que comienzan a sonar en el ForoCultural del Ferrocarril y les da la bienvenida son autoría de George Harrison, es una canción hermosa que tituló Here come the sun, y que habla de la felicidad cuando sabes que viene el sol después de un invierno que parece duró años.

“Little darling / the smiles returning to the faces / little darling / It seems like years since it´s been clear”.

No podemos saber cuánto el teatro puede encantar a los niños hasta que asisten a una obra diseñada para ellos, cuando la creatividad se vuelca para satisfacer la necesidad de arte que todos los humanos tenemos.

Ya Lorena Kasper y Gerardo Curiel habían tomado su sitio en el escenario, instalaron su carreta donde los títeres que ellos mismos hicieron saldrán para narrar la historia de una vaca lechera que se enamora de las mariposas, al punto que al despertar al siguiente día está convencida de ser una.

Antes de salir ellos el foro está lleno, las sillas que se instalaron fueron insuficientes ante un ejército de niñitos que contentos asisten a una obra teatral con sus padres; pero una vez iniciada la función los mimos niños abandonan sus asientos y deciden instalarse en el pasillo y ver más de cerca las marionetas de las vacas y la del granjero. La vaca aún duerme soñando con mariposas mientras vuelve a sonar una canción de The Beatles, esta vez Good Night, “Now it’s time to say good night / Good night sleep tight”.

Y aquí es cuando ya la participación de los niños se hace presente, todos en general se alegran cuando nuestra vaquita se da cuenta que es una mariposa e intenta reposar sobre las flores aunque las aplaste con su cuerpo, “caray, esto de la deforestación sí está feo” dice la vaca y arranca las carcajadas de niños y niñas.

El involucramiento con la obra es tal que se molestan con el resto de las integrantes del establo, los niños no aceptan que critiquen a nuestra vaca mariposa y que le digan que no puede soñar, que le digan que su destino es mugir y dar leche, que le impidan volar como ella quiere.

Let it be es la canción que ahora está en el aire, “And when the night is cloudy / There is still a light that shines on me / Shine on until tomorrow, let it be”, y aunque no entienden lo que dice, bien saben que a esa vaca no la dejan ser, y se ve su frustración cuando el granjero le informa que tendrá que ir a una terapia.

Cada canción que escogieron parece la más adecuada para narrar a los niños una historia donde lo importante es resaltar la identidad de cada uno, de respetar nuestras diferencias y aceptarnos cuando no somos como los demás.

Pude platicar con la directora antes de comenzar la obra, Lorena me comparte que para hacer que los niños se enamoren del teatro es importante hacer algo que les interese, con lo que se identifiquen, algo que consiga hacer de esos niños futuros consumidores de literatura, poesía o más teatro; y veo ahora que su visión del arte tiene éxito.

Total que a nuestra vaca la llevan con el doctor Sesos, un psiquiatra que la medica y la convence que es una simple e insulsa vaca lechera, que no podrá hacer otra cosa en la vida que mugir, y ésta pasa por periodos poco lúcidos mientras el audio reproduce Revolution 9, un experimento sonoro de Yoko Ono y John Lennon, demasiado desquiciado pero óptimo para este acto.

Cuando llega de vuelta a su granja después que el doctor Sesos la da de alta, no sin antes agradecer a Freud por una victoria más sobre la psique de los animales, la reciben los animales que se reían de ella por creerse lo que no es.

Los niños no están contentos con esto, sí porque no está más en el hospital, pero saben que no es ella misma, que le arrebataron un sueño, y a veces se lo gritan “tú eres una mariposa”, gorda y con ubres, pero mariposa al fin. Qué más va a pasar, que la vaca vuelve a ver una mariposa, y vuelve a ella las ansias de ser como ella, de identificarse con ese bello espécimen volador, y así lo hace, ahora va a volar y se va a ir de la granja donde no la dejan ser. Nuestros teatreros sacan de su carreta de sorpresas una vaca hecha con un globo, se encaminan a la puerta y todos los niños se levantan para acompañar a la heroína de la historia.

Claves

Adaptación

► La historia presentada ayer es una adaptación del cuento del chiapaneco Ángel Emilio Lome, al que la compañía Demediado Teatro le presentó y quedó contento con el resultado.

► Participan apenas tres personas: la directora Lorena Kasper, el actor Gerardo Curiel, y la efectista Martha Eugenia Martínez, que la presentan por distintas ciudades del país con igual éxito.

► La compañía radicó en Pachuca hace cerca de 8 años, ahora viven en San Miguel de Allende, Guanajuato, pero aseguran que esta ciudad los recibió bien e influyó en su trabajo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


2 × cuatro =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>