Gracias por compartir esta noticia con teatrodemediado

Por Ricardo Aguilera Soria | Miércoles 19 de Abril, 2006

 

Más que presentar una historia concreta, los integrantes de la agrupación Demediado eligieron mostrar a los niños que para explotar la creatividad sólo se necesitan materiales como el papel, la tela, las plumas, los zapatos o los plásticos; con ellos se pueden crear diferentes personajes que a través de la imaginación envuelven y seducen.

Bajo esta premisa, Lorena Kasper y Gerardo Curiel presentaron el montaje Atrapados entre títeres, propuesta que tuvo como escenario el Teatro Ocampo y que fue una propuesta más en el marco del Festival todo abril es para niñas y niños.

Caracterizada por la brevedad en tiempo y por la agilidad con la que exhibieron cada momento de la propuesta, Kasper refirió: “No es una obra que tenga algún mensaje, más que nada lo que nosotros queremos es enseñar las diferentes técnicas con las que se pueden hacer títeres como son las plumas, zapatos, telas y papel”.

Agregó que de gran importancia es lograr que los niños desarrollen su capacidad creadora y estimulada por medio de elementos que en lugar de proyectar las condiciones de la materia, deben despertar el sentido emotivo, uno de los ingredientes fundamentales en el arte.

Por tal motivo, ninguno de los muñecos contaba con identidad concreta o era reconocido con un nombre en específico; todos los que salían de la caja colocada al frente del escenario o entre las telas era un anónimo que se encargó, en cambio, de mostrar un fuerte sentido expresivo, el cual se acentuaba con los gritos y sonidos guturales emitidos por estos dos actores que por cuatro años se han encargado de consolidar esta agrupación.

La piel de color de una bailarina envuelta en vistoso vestido de plumas color naranja o el atrevimiento de los galanes que no dejaron de ajustar sus peinados con saliva, fueron el ejemplo de algunos de los personajes que desfilaron por el recinto, mismos que acompañados por movida música se desplazaron por el escenario o llegaron a establecer convivencia directa por el público.

Por un lado y otro se escuchaban las risas, los gritos y las expresiones de los niños que se apostaron en las butacas del lunetario en compañía de sus padres que igual de divertidos fueron también partícipes del momento, ya con fuertes aplausos, con risas o sobre el escenario mismo.

No obstante, fue evidente que la temporada vacacional no es siempre el mejor momento para el disfrute del arte: faltaron los estudiantes, aquellos que motivados por sus profesores se han apoderado del teatro ya para otras exhibiciones teatrales, ya para los conciertos didácticos que forman parte del programa integrado para este festival desarrollado a lo largo del mes.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


seis − 4 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>